logo conacyt

Octavio Aburto

Cursó la licenciatura en Biología Marina en la Universidad Autónoma de Baja California Sur, la maestría en el Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas del Instituto Politécnico Nacional y el doctorado en el Centro para la Biodiversidad Marina y la Conservación del Instituto de Oceanografía Scripps. Recibió el premio Jean Fort por su tesis doctoral, otorgado por la Universidad de California San Diego (2009), y la beca Kathryn Fuller Science for Nature Fund, otorgada por el World Wildlife Fund (2010).

En 2014 recibió el premio a la conservación de la naturaleza por parte de SEMARNAT/CONANP, y en 2015 la fundación Hellman lo nombró miembro asociado de sus becarios, dentro del programa de profesores jóvenes con trayectorias prometedoras en el campo de las ciencias naturales.

Actualmente es profesor asociado e investigador del Instituto de Oceanografía Scripps, desde 1994 también ha dedicado su tiempo a fotografiar los ecosistemas marinos y costeros de México; actividad profesional que lo ha llevado a formar parte de la Liga Internacional de Fotógrafos para la Conservación (ILCP, por sus siglas en inglés). Coordina un grupo de investigación sobre la importancia de los manglares para las pesquerías y encabeza un programa de foto-identificación de los grandes depredadores dentro de reservas marinas. Su trabajo en Cabo Pulmo ha sido fundamental para demostrar y divulgar la recuperación ecológica, sin precedentes mundiales, que esta reserva marina presenta.

RESUMEN

Tres pilares para la sustentabilidad de los mares mexicanos:

ciencia, comunicación, e involucramiento comunitario.

Octavio Aburto-Oropeza

Aún con la cantidad de conocimiento sobre ecosistemas costeros y marinos generado en México, su integración a las políticas públicas y su aceptación por diferentes sectores de la sociedad, principalmente los tomadores de decisiones y autoridades, sigue siendo uno de los retos más importantes para su manejo y conservación.

¿Cómo generamos información constantemente que esté disponible casi en tiempo real y que sea aceptada por los que serán afectados por las decisiones tomadas con esta misma información? La respuesta a esta pregunta no es sencilla ya que dependerá del contexto regional donde se esté trabajando. Sin embargo, desde hace varios años, el equipo que coordino ha sostenido la tesis de que generando la ciencia con miembros de las comunidades y traduciendo los resultados de la misma al público en general, es cuándo se logra una sinergia entre varios factores (sociales, económicos y ecológicos) que abre la puerta a una mejor política pública que manejé y conservé mejor los ecosistemas.

En esta presentación mostraré tres ejemplos donde la ciencia colaborativa, la comunicación masiva de resultados, en colaboración con periodistas, han resultado en movimientos sociales vinculados a la valoración del capital natural y a la importancia de la sustentabilidad ecológica. Cada ejemplo tiene un contexto temporal y, por ende, los momentos de sustentabilidad se extienden indefinidamente o desaparecen rápidamente; de ahí la importancia de mantener la ciencia colaborativa constantemente, con el objetivo que pueda trascender los tiempos políticos y modificar las políticas públicas de acuerdo a estos cambios de contexto.